El peso de vestir una camiseta

Para algunos es la piel, para otros un ingreso económico y para muchos un gran desafío. Las camisetas de fútbol se han transformado en un icono del deporte y vestirlas muchas veces se convierten en un objeto de culto.

Para algunos es la piel, para otros un ingreso económico y para muchos un gran desafío. Las camisetas de fútbol se han transformado en un icono del deporte y vestirlas muchas veces se convierten en un objeto de culto.

Las camisetas de fútbol con el pasar de los años han ido cobrando un valor muy importante en todo el mundo futbolero. Hoy en día los hinchas las coleccionan, los jugadores pueden tocar el cielo o bajar al infierno, y los empresarios no dudan en invertir grandes sumas de dinero.
Sin embargo, quien iba a decir que estas camisetas pudieran mover tantas pasiones.

Su segunda piel
Para los fanáticos es parte de su piel, la visten siempre, la llevan a todas partes. La utilizan todos los días, la llevan como parte de una religión, la sudan saltando y gritando en las gradas, la revolean al viento, y la mezclan entre las miles que están en las tribunas. Hay modelos que gustan más que otros y consideran que los colores no deben ser tocados ya que van en contra de la historia del club. Al comprarla, siempre se preocupan de que sea la original. La publicidad también los manipula, por ejemplo los amarillos prefieren tomarse una “Biela” en el momento de festejar algún triunfo, los azules prefieren una “Club” y cuando juega la selección todos la reemplazan por una Pílsener.

Cuando la historia pesa
En las canchas, muchas veces hemos sido testigos de jugadores que llegan con una excelente carta de presentación, pero a la hora de vestir la camiseta de un club grande terminan tempranamente separado del plantel. Esto se debe muchas veces a la presión de la hinchada, prensa y dirigencia.
Cada vez que un jugador se transforma en figura, los hinchas buscan todos los métodos para conseguir la camiseta. Aunque en el libreto para ellos no parezca algo tan difícil de hacer, obsequiar una camiseta significa una multa considerable, por lo cual si nos ponemos a contabilizar la cantidad de veces que estos regalan una sería una cifra bastante considerable.

Camisetas millonarias
Actualmente el mercado futbolero es tan masivo y llamativo que muchas marcas de distintos rubros han encontrado en estas un soporte publicitario. Uno de los mejores ingresos, son las ventas de camisetas que hoy en día se ha transformado en un gran negocio. Por citar algún ejemplo podemos hablar del Real Madrid que se ha convertido en una verdadera empresa de hacer dinero. Los merengues llegaron a un acuerdo con la empresa de telefonía móvil Siemens por algo más de 38 millones de dólares por tres temporadas. La otra cara de la moneda la maneja el Barcelona que por una tradición histórica y gracias al financiamiento de sus socios, no necesita publicidad. El año pasado surgió algo similar en Emelec, cuando Omar Quintana decidió no colocar publicidad en el pecho, ya que los únicos productos que realizaron ofertas fueron cervezas y licores, por lo que el dirigente no aceptó, señalando que estas no incentivaban al deporte.
Existen casos en los cuales las marcas quedan a un lado y pasan a transformarse en un culto para quienes las visten o las representan. Por ejemplo, con la participación de Ecuador en el Mundial, la compañía Marathon-Sports realizó un diseño de camiseta que durante los días del torneo no paró de venderse, lo que resultó un excelente negocio tanto para la Federación Ecuatoriana de Fútbol, como también para la compañía que las confeccionó.
Las camisetas en si, tienen algo más que una tradición histórica en el corazón de los amantes del fútbol, algunas sin dudas son más vistosas que otras, pueden costar millones de dólares, o simplemente
representan un barrio o un colegio. Pero tanto para jugadores, hinchas y empresarios el hecho de vestirlas y sentirse representados con estas, las convierten en un tesoro muy valioso para los que aman
este humilde y a la vez millonario deporte, como también para los que lo han transformado millonario negocio.

Vivencias
Eduardo Hurtado:
La de Barcelona pesa
“Con la de Barcelona ha sido más complicada jugar. Su hinchada es muy exigente y llegar a un club, en donde toda la responsabilidad recae sobre uno, es muy duro. En la época que yo estuve ahí, los jugadores lo hicieron más difícil, ya que ellos no daban las pautas necesarias, para que uno llegara a adaptarse a lo que es Barcelona. Todo lo contrario sucedió en Colo Colo de Chile, ahí la hinchada siempre me respaldó y a pesar que era complicado, el grupo de jugadores me brindaban la tranquilidad y la ayuda para superarlo”.
Eduardo Hurtado señala que le resultó más fácil jugar en la selección que en el conjunto canario, a pesar que sabía que tenía a trece millones de ecuatorianos pendientes. “Ahi el grupo de jugadores estaban unidos bajo una misma causa que era brindarle alegrías al país”.
Una camiseta que si fue difícil vestir fue la del Saint Gallen de Suiza, nos comenta ya que fue su primer equipo en Europa.
“Con la camiseta que me sentí más cómodo fue con la de Liga y la del Galaxi, ya que ahí logré un Bicampeonato y un vicecampeonato respectivamente.”Así como tuvo alegrías vistiendo algunas camisetas, también tuvo tristezas con otras, por ejemplo con la del Correcaminos donde marcó solamente un gol. Actualmente “el Tanque” juega en el Audaz Octubrino de Machala, al hablar sobre lo que significa vestir la camiseta de un conjunto más pequeño, no duda en señalar que la presión es menor y la única diferencia la marcan los directivos.
El goleador histórico de las eliminatorias señala que ninguna camiseta ha sido incomoda vestir, ya que todas estaban confeccionadas de acuerdo al clima, sin embargo siempre tiene en su mente las más bonitas como la de Universidad de Concepción y Correcaminos. ”Me gustaban mucho los colores, ya que eran muy vistosos. Personalmente la que mejor me quedaba era la de Liga por ser blanca y como yo soy negrito esta combinaba con mi piel”.
Galo Baquerizo
Un medio rentable
Galo Baquerizo, gerente de la división de promociones de la agencia McCann-Erickson de Ecuador, nos comenta que las camisetas de fútbol no son un medio tradicional de publicidad, como es el caso de las revistas, los diarios, la radio o la televisión; sin embargo, estas llaman mucho la atención a los compañías, las cuales negocian directamente con los clubes. Sobre el origen de este medio para promocionar los productos de consumo masivo comenzó por los años setenta, sin embargo esto no era algo nuevo ya que tenía muchos años en el mundo.
Según Baquerizo, ahora muchos equipos necesitan de este ingreso, ya que todos lo incluyen dentro de sus presupuestos.
“La identificación para cualquier marca en el mundo entero con un equipo ganador o un deportista ganador es tremendamente favorable, ya que esto logra arrastrar a millones de personas” nos comenta.
Para culminar Galo Baquerizo señala que auspiciar las camisetas de los equipos más populares, cuesta muchísimo más que cualquier otro equipo, porque son los que se robaban las portadas de diarios y revistas lo que favorece mucho al producto. Pero lo interesante de esto es que no dependen de resultados, ya que si el equipo pierde las ventas no bajan, en cambio cuando el equipo gana estas suben considerablemente.”

Otros detalles
El color
Para muchos el color lleva consigo toda una historia, por ejemplo los colores de la camiseta de la selección ecuatoriana lleva los colores de la bandera, lo que no todas las selecciones lo manejan, como es el
caso de la camiseta de Venezuela que es vinotinto o la de Holanda anaranjada. Por cultura general cabe indicar que el amarillo, azul y rojo de Ecuador representan el oro de nuestro país, el mar y la sangre derramada en la batalla del Pichincha.

El escudo
Este es otro elemento que no puede faltar en las camisetas. Se encuentra en el lado del corazón y simboliza los años en los cuales el equipo ha logrado algún título, la fecha de fundación y las siglas de la federación combinadas con los colores de la institución.

El número
El número en una camiseta de fútbol, es muy importante. Hay algunos jugadores que se identifican con un número. Muchas veces por marketing o gusto personal. Un ejemplo claro es el Beckam quien juega con la 23 o Iván Zamorano que le cedió el número 9 a Ronaldo en el Inter, y este se quedó con el 1+8. En algunos equipos los números no pesan tanto como en otros, un claro ejemplo es el 10 de la selección Argentina, gracias a las fantasías que realizó Diego Armando Maradona.
En Ecuador existe también un caso diferente, pero es con el número siete de Barcelona, que vistió Carlos Muñoz(+), sus sucesores de la última década han sido el argentino Alfaro Moreno y actualmente la utiliza el brasilero Rodrigo Teixeira, sin embargo todos asimilan al siete amarillo como al difunto jugador.

La marca
Es la empresa que las confecciona, muchas veces la venta de estas camisetas pueden dar ingresos millonarios a quienes las fabrican. También pueden quedar en la historia de algún club, si vistiendo esa marca el club logró algún título.

La publicidad
Es un porcentaje muy importante en la economía de los clubes, ya que gracias a estos muchas veces se pueden hacer millonarias inversiones con tan solo colocar una marca en el pecho de la camiseta.

Por Juan Luis Fuenzalida Pérez – Revista Vistazo

Comente en nuestros foros :
http://emelexista.com/phpBB2/index.php