Leonardo Escobar, un político afín al negocio bananero

Leonardo Germán Escobar Bravo integró el grupo de dirigentes del Club Sport Emelec guayaquileño que transfirió al primer futbolista ecuatoriano a un equipo italiano. Se trató de Iván Kaviedes, quien llegó al elenco del Peruggia en enero de 1999, a cambio de cinco millones de dólares.

Leonardo Germán Escobar Bravo integró el grupo de dirigentes del Club Sport Emelec guayaquileño que transfirió al primer futbolista ecuatoriano a un equipo italiano. Se trató de Iván Kaviedes, quien llegó al elenco del Peruggia en enero de 1999, a cambio de cinco millones de dólares.

Esa faceta es quizás la más conocida del actual Ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), para quien el deporte y su dirección prácticamente ha sido una profesión.

Precisamente, fue el campo deportivo el que fomentó amistades que lo involucraron en la arena política nacional. Y cuya figura volvió a resaltar con su actual designación.

Esto aunque Escobar asegura que su nuevo papel en el gabinete del presidente Lucio Gutiérrez responde a su “sentimiento patriótico” y no a una cuota política. “Entré al Gobierno por una invitación cordial del presidente Gutiérrez”, a quien considera un hombre “con todas las intenciones de sacar al país adelante”.
Escobar, quien nació en Guayaquil, el 18 de julio de 1948, es un ingeniero en explotaciones agropecuarias, titulado en la ciudad de Valencia, España, con diplomados en gerencia e investigación en universidades de ese país y Panamá.

Amigo del ex presidente de Emelec y actual diputado del PRE, Omar Quintana; de Abdalá Bucaram, y de las principales cabezas del roldosismo, no esconde sus amistades, aunque eso dé margen a rumores sobre las razones de su actual designación, que sorprendió a los gremios y sectores agrícolas del país.

La Cámara de Agricultura de El Oro asegura que su nombramiento respondió a una cuota política del PRE y del Prian. Quintana, cuñado de Álvaro Noboa, pudo ser la figura clave para ese nombramiento, pero el controvertido dirigente niega que haya tenido ninguna participación. “Leonardo Escobar fue nombrado ministro de Agricultura por su capacidad”, enfatiza Quintana.

Escobar y Quintana mantienen una estrecha relación marcada por el interés deportivo. Ambos fueron dirigentes de Emelec desde 1997 hasta diciembre último. “Conozco a Leonardo desde los 15 años y puedo decir que es una persona luchadora, con una disciplina que lo llevó al lugar que ocupa”, asegura el diputado roldosista. El titular del MAG recuerda que su padre Alfredo Escobar, cofundador del partido Concentración de Fuerzas Populares (CFP), con Carlos Guevara Moreno, “fue presidente de la Federación Ecuatoriana de Baloncesto, cuando Quintana, a los 15 años integró las selecciones del Guayas y del Ecuador y ahí nació nuestra amistad”.

Pero el flamante Ministro de Agricultura tiene otra faceta digna de ser explorada: la política. Se afilió al CFP, en la época de su líder Assad Bucaram, en los años 60, por la influencia de su padre, quien le inculcó “el civismo, el servicio a la comunidad y su bienestar”.

De esa organización partidista se desafilió en 1992 y prefiere no revelar por qué tomó esa decisión. “Soy un hombre positivo y solo recuerdo las cosas buenas y los gratos momentos de la vida política. Simplemente me desafilié de CFP”. Es por ello quizá que Escobar nunca más se ha vuelto a afiliar a un partido político.

En 1984 fue elegido diputado nacional, hasta 1988, por la lista 4. Sus compañeros de bancada fueron, entre otros, Averrores Bucaram, Leonidas Plaza Verduga, Rafael Santelices. En ese entonces, el CFP formó parte de la mayoría gobiernista, cuando el líder socialcristiano León Febres Cordero ejercía la Presidencia. Escobar era de los consejeros políticos de Bucaram, cuando éste fue titular del Legislativo.

Su estilo fogoso y polémico lo llevó a algunos altercados con diputados de otras bancadas, como el que tuvo con el socialdemócrata Trajano Andrade, con quien se retaron a duelo, con armas de fuego, en pleno recinto legislativo, pero ninguno de los dos apretó el gatillo. Sobre este incidente que recuerdan varios diputados de entonces y cronistas legislativos, Escobar dice que sabe superar las etapas difíciles de su vida. “Soy profundamente cristiano. No puede recordar los malos momentos”.

Durante el gobierno conservador de Sixto Durán Ballén, Escobar volvió al Congreso, esta vez como diputado por Guayas (1994-96), con el auspicio del extinto Partido Conservador, al cual no se afilió. “Mi alma y mi corazón sigue siendo cefepista”.

Su acercamiento al conservadorismo fue a través del ex vicepresidente Alberto Dahik, a propósito de quien se recuerda una anécdota. En una intervención en el Congreso en defensa del ex Vicepresidente de la República, Escobar dijo que era injusto que se persiguiera “a Dahik quien lidera la corrupción en el país”. Fue un lapsus, quiso decir, que Dahik lideraba la lucha contra la corrupción.

De su paso por el Congreso, Escobar destaca una larga lista de diputados “por su capacidad y sagacidad política”. Entre ellos a Jorge Zavala Baquerizo, Ángel Duarte, Carlos Vallejo, Averrores Bucaram, Jacobo Bucaram, Leonidas Plaza Verduga, Fernando Larrea, Carlos Feraud (+), Nicolás Issa, Raúl Baca, Xavier Ledesma, Heinz Moeller…

El presidente de la Federación Deportiva Nacional, Julio Ramírez, recuerda que Escobar, como diputado desde 1984, fue el principal gestor de recursos para la mayoría de organismos deportivos del país, lo que se repitió entre 1994 y 1996. Por eso se lo llamaba “el diputado del deporte”.

Pero, ¿por qué el presidente Gutiérrez designó ministro de Agricultura a un político y dirigente deportivo?
Leonardo Escobar se considera un empresario y polifacético. Es ingeniero técnico en Explotaciones Agropecuarias.

El ex diputado conservador y actual dirigente roldosista, Freddy Bravo, destaca que es un acierto del Presidente haber designado a un político y técnico, a la vez, como ministro de Agricultura. “Un técnico siendo político es un hombre casi perfecto, porque un técnico que no entienda la política y la relación hombre-Estado es incompleto”. Según el criterio de Bravo, todos los técnicos debieran ser políticos para que entiendan la necesidad del ser humano.

Sin embargo, otros políticos tiene un percepción diferente de los motivos de esa designación. Luis Villacís (MPD) sostiene que Leonardo Escobar está en el Ministerio de Agricultura para proteger los intereses de Álvaro Noboa. El diputado del MPD dice que la misión principal de ese funcionario es impedir que el Gobierno haga cumplir a los exportadores del precio referencial de la caja de banano, que es de 2,93 dólares.

Sobre este asunto, el legislador roldosista, Ernesto Valle, estima que el Ministro de Agricultura no solo responde a los intereses de Noboa, sino a los de su hermano, Alfredo Escobar, “quien es dueño de la compañía Le-fruit que exporta a EE.UU. 250 000 cajas de banano, por semana, desde El Oro y no paga a los productores el precio referencial”.

Según Valle, el nuevo Ministro tiene la obligación de exigir a los exportadores el pago del precio referencial del producto y si no sancionarlo.

El meollo
Escobar es muy amigo del diputado Omar Quintana (PRE) y es muy cercano al Prian. Esos partidos apuntalan al Gobierno en el Congreso.

Un perfil técnico
Su concepto sobre tres políticos. Para Leonardo Escobar, León Febres Cordero es un político de fuste. Omar Quintana, compañero leal y amigo. Abdalá Bucaram, amigo de familia de más 50 años.

La vinculación empresarial. Fue gerente general del Ingenio Aztra; miembro del directorio de Cedegé; Director ejecutivo del Conam, en 1996, durante el gobierno de Abdalá Bucaram. Como empresario privado, fue fundador de una empresa de riego.

Otras funciones. También fue asesor técnico en empresas agrícolas de España, Nicaragua y República Dominicana, e instaló sistemas de riego en haciendas bananeras, de ciclo corto. También se ha desempeñado como presidente y gerente de algunas empresas, como Inmobiliaria Legus y Sumequipos.

Dignidades internacionales. Se desempeñó como Vicepresidente del Parlamento Andino entre 1985 y 1986. En ese organismo ocupó la Presidencia de la Comisión para la lucha contra el narcotráfico y la fármaco dependencia.

Caso Filanbanco. En el 2003, Escobar intentó ser parte de la Junta Nacional de Acreedores de Filanbanco, pero Óscar Ayerve, presidente de la Junta Nacional, lo acusó de ser testaferro de los Isaías e intentar favorecer los intereses de su hermano Alfredo, deudor de la entidad.

Algo de su vida y sus cuentas. Está casado con Emma Villavicencio Ruilova. Según su hoja de vida, no tiene ninguna obligación con el sistema financiero ni reporte de la Central de Riesgos

Comente en nuestros foros :
http://emelexista.com/phpBB2/index.php

One thought on “Leonardo Escobar, un político afín al negocio bananero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s