A la memoria de la muerte de Otilino Tenorio

En su historia Emelec ha tenido la suerte de lanzar al estrellato del fútbol a dos jugadores que, amén de sus condiciones deportivas, nos legaron grandes momentos de alegría sana, repleta de ingenios, y son y serán los más auténticos representantes de eso que los entendidos en el deporte llaman manifestaciones de la alegría de vivir. José Vicente el Loco Balseca y Otilino Tenorio Bastidas.

Ambos alegraron siempre a las tribunas, a los amigos del barrio y a sus familias con su humor congénito y, cada cual en su momento, fueron actores de la proeza en los rectángulos con las virivueltas del juego y los malabarismos juguetones que casi siempre terminaron en la red.

Por su simpatía fueron regalones hasta de sus adversarios y ambos también vistieron la casaquilla de la selección nacional. José Vicente vive todavía y cuando nos visita, ni bien se baja del avión, se dirige a sus amigos en el estadio y nos brinda risotadas tras chacotas. Otilino, ya no está con nosotros.

No sé por qué esta vez siento una profunda tristeza por esta partida. Creo yo que analizando este estado de ánimo, debe ser porque mis hijos y mis nietos pierden ese jugador con gracia que representó a esta generación. Lo cierto es que me duele por mí y por los miles que recibieron sus dones.
Me duele por su familia, que amén de su arraigo espiritual y entrañable significaba una tranquilidad material.

Sobre todo por esa madre. Yo quiero dedicarle a usted señora este ramillete de palabras y que sea simplemente un ligero alivio a su inconmemorable amor de madre. No hay dolor más profundo en el mundo que el de una madre ante la pérdida de un hijo. Lo sé por mi propia madre.

“¿Qué es la vida, (dice Calderón de la Barca, el continuador de la “idea” filosófica de Platón) una ilusión, una sombra, una ficción, que el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”. Como ideal es perfecto pero… ¿Así es la vida? ¿Y las alegrías y las penas no son acaso tangibles en el sentimiento? ¿Acaso no los vivimos así?

Hay en Manabí un juglar, un filósofo popular, una especie de Sócrates rural que se llama Dumas Mora que dice: “La muerte es hermana de la vida y yo cuido mi vida para que la muerte me respete…” y continúa: “Nadie puede decir cuándo se va a morir, cuando te llega la hora te vas, porque te vas… Hoy nos embarcamos en un carro y vamos pensando cuando zas… a volar, y la gente dice pero si lo vi lleno de vida… como si para morir hay que estar enfermo”.
(EL UNIVERSO, 5 de septiembre del 2004).

Víktor Frankl, filósofo austriaco dice: “El mero límite temporal de nuestra existencia es un aliciente para aprovechar el tiempo, cada día, cada hora”. Y eso precisamente hizo Otilino con su alegría. Frankl agrega más adelante con respecto a un ser que se ha ido: “Lo cobijamos en el ser pasado (recuerdos), no está perdido para siempre sino guardado para que no se pierda. Todo lo que hagamos, creamos, vivamos y sufrimos, con coraje y honestidad, lo habremos hecho de una vez para siempre”.

Y finaliza con este pensamiento: “El ser pasado (el recuerdo que nos queda) es una clase de ser, quizá la forma más segura porque nada ni nadie nos puede despojar de lo que hemos depositado en el ser pasado”. Es decir, ese recuerdo imborrable.

Qué lastima, qué pena, esta pena grande. Para todos aquellos que lo quisimos y admiramos.

Autor : Otón Chávez | ochavez@eluniverso.com

—————————————————–
Grotesca pancarta de la Sur Basura

“El fútbol está de luto porque ha muerto un negro bruto”, una ofensiva y peligrosa pancarta apareció el domingo anterior entre los barristas de la “Sur Oscura”, quienes se ubican en la general “Carlos Muñoz” del estadio Monumental.

FIFA rechaza racismo

La dirigencia de la Ecuafútbol deberá llegar hasta las últimas consecuencias e investigar al autor material del mensaje racista que apareció el domingo con motivo del Clásico del Astillero.

Según se pudo conocer esa pancarta en contra del desaparecido Otilino Tenorio se la realizó desde el pasado sábado, inclusive había dudas de hacerla pública por el rechazo de la gente. Como efectivamente sucedió.

La FIFA castiga en diferentes canchas del mundo mensajes racistas como aquel de que “el fútbol está de luto porque se ha muerto un negro bruto”. El que lo hizo odia a los negros y es un fanático de alto riesgo.

La policía no actuó con oportunidad para capturar a la persona que exhibió ese cartel. La mayoría de los periodistas deportivos ha callado. ¿Se hicieron los ciegos?

Fuente : pagina de los hinchas de Emelec

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s