Biografia de Jaime Ivan Kaviedes “el nine”

.flickr-photo { border: solid 2px #000000; }.flickr-yourcomment { }.flickr-frame { text-align: left; padding: 3px; }.flickr-caption { font-size: 0.8em; margin-top: 0px; }


revista_kakaviedes, originally uploaded by emelec.

Biografia de Jaime Ivan Kaviedes “el nine”
/

Ivan Kaviedes : su Biografia

Les compartimos la biografia de Jaime Ivan Kaviedes LLorenty quien fuera goleador mundial en 1998 con la camiseta de el Club Sport Emelec.
Cortesia de Jonathan Balseca, emeleXista quiteño.

GOLEADOR DE RAZA

Nació el 24 de octubre de 1977 en Santo Domingo de los Colorados,
perteneciente a la provincia de Pichincha, en el norte del territorio
ecuatoriano. Esta ciudad se encuentra a dos horas y media de Quito,
capital ecuatoriana y a cuatro horas y media de Guayaquil, la capital
económica del país.

Sus padres fueron Jaime Iván Kaviedes Torres y Juanita Inés Llorenty,
fueron porque murieron cuando Iván tan solo tenía seis años, la causa fue
un accidente automovilístico, iban en un automóvil de un amigo rumbo a la
playa, específicamente a Salinas, Iván quedó como hijo único. Sus dos
apellidos tienen origen europeo: Kaviedes es griego y Llorenty tiene sus
raíces en Italia.

Pero parece haber estado predestinado a ser el único sobreviviente de la
familia Kaviedes Llorenty: no solo perdió a sus padres, tuvo dos hermanos
que murieron poco después que su madre los trajera al mundo

Los Kaviedes Llorenty vivieron hasta el día de su muerte en un
departamento adjunto en la casa de la familia paterna, en el número 119 de
la calle Río Pilaló.

A raíz de esto, sus abuelos lo criaron y lo que ha conseguido es gracias a
ellos. Su abuelo Benjamín Llorente (así aparece en su identificación) es
una persona trabajadora, honesta, digna, un hombre de pocas palabras pero
de un gran pensamiento. Su abuela llamada Francia Méndez es muy dulce y
cariñosa, y lo principal que es la fiel acompañante de Iván que lo sigue a
donde vaya a jugar él.

Hay temas que Iván prefiere no tratar. Uno de ellos es el distanciamiento
de su familia paterna: Elena Torres, de 72 años, su abuela paterna, ha
visto muy poco a su nieto en los últimos 19 años. Uno de sus amigos
personales, quien prefirió mantenerse en la reserva, lo escuchó alguna vez
decir: “Ellos me buscaron solo cuando me llegó la fama”.

Su infancia y parte de la juventud vivió en la Hacienda Tanti situada en
el kilómetro 16 de la vía Santo Domingo-Quevedo y en la que su abuelo se
desempeñaba como administrador de un negocio agropecuario dedicado a la
crianza de toros reproductores de pura sangre. La hacienda era propiedad
de un militar.

Sus estudios, en su mayoría, los hizo en Santo Domingo de los Colorados
pero al incorporarse al Club Sport Emelec tuvo que finalizar su
instrucción secundaria en Guayaquil.

Desde los días en los que la desgracia lo hizo evidente ante los ojos de
profesores de la escuela Pío XII y amigos cercanos de la pareja de
esposos, Iván era hasta entonces un niño más, pero luego del accidente fue
“el niño huérfano, al que se trataba de ayudar”.

Quienes lo conocieron aquellos días, lo recuerdan como alguien a quien le
gustaba aislarse y al que se le complicó comunicarse con el resto de
personas. Tenía pocos amigos, dice Enrique Suárez, uno de sus profesores
en la escuela.

Antonio Espinoza, rector del colegio Hispanoamérica, de Santo Domingo,
dice que intercedió con los profesores de Iván cuando cursó el primero,
segundo y la mitad del tercer año, porque no era precisamente el mejor de
los alumnos.

Económicamente nunca tuvo problemas, lo que le hizo crecer, se podría
decir, en un ambiente normal, pero aún así es una persona muy humilde y
sencilla que unido a sus cualidades en el campo de juego hacen la
combinación perfecta para ser un gran futbolista, un gran deportista y por
encima de todo una persona inigualable.

El descubrimiento de Iván fue pura casualidad, no él sino las
circunstancias. La familia de Iván no era futbolera, solo su padre jugaba
de delantero en el Juventus de Santo Domingo, lo que hace muy rara su
incursión. Mientras su padre estuvo vivo le enseño a jugar. Ante esto,
Iván al no tener hermanos y vivir con adultos, encontró en el balón a su
compañero, su confidente. Hoy es su compañero de trabajo, el que lo ha
llevado a triunfar por las canchas del mundo. Los indiferentes animales y
la exuberante vegetación que rodeaban la Hacienda Tanti fue fiel testiga
de los primeros pasos de Iván.

Ya muy niño sintió esa pasión por el fútbol corriéndole por las venas y
así integró varios equipos infantiles de su pueblo, como el Audaz, Adac,
Tres de Julio, Los Chavos, Sport Colombia y Talleres a la par que
estudiaba en la escuela Pío XII del que era seleccionado escolar en el
equipo que dirigía el profesor Sabú Santillán, su primer maestro.

De esa época le queda un recuerdo que lo acompañaría toda la vida, su
apodo de “Nine”. La historia cuenta que una vez llegaron a Santo Domingo
unos profesionales extranjeros que regalaron los uniformes a un equipo
infantil para jugar un torneo de la zona. La camiseta no tenía los
tradicionales números en la espalda, sino que éste era escrito con letras
y en inglés. Iván era delantero y usaba el 9 (Nine). Así sus compañeros lo
llamaban. “Nine pasa el balón. Nine esto, Nine el otro.” Y se quedó con
Nine para siempre.

Ya con ese amor por el fútbol, Iván ingresó a jugar en equipos de
divisiones menores, siempre jugando en equipos mayores a los de su edad.
Cuando Iván había cumplido 13 años, un día estaba jugando en su pueblo
cuando un señor le preguntó si es que quería jugar con la selección sub-17
del Ecuador ya que tenía un partido contra el Sport Colombia (equipo de la
ciudad) a las 3 de la tarde. La tarde llegó e Iván se dirigió hacia el
estadio Oswaldo Pacheco y al rato de ingresar lo impidieron ya que lo
veían muy chico como para jugar en la selección pero luego se aclaró el
problema e ingresó, el estadio se encontraba lleno. Iván demostró su
categoría y marcó dos goles, la gente que lo vio dijo que definitivamente
iba a jugar algún día en un equipo pero Iván no le presto mayor atención.

Así vivió su juventud Iván, tranquilo y sin ningún apuro de ser futbolista
como es el caso de otros que se obsesionan por serlo quitándose
concentración y futuro. Cuando se le presentó la posibilidad la aprovechó,
ingresó a Emelec por casualidad y ahora es una estrella.

Definitivamente nació para el fútbol, no hay apuro para los grandes, el
destino se encarga de presentar las oportunidades y cuando se le presentó
a Iván, no la desaprovechó, ahora triunfa y hace goles en todo el mundo.

Ficha Técnica:

Nombre Completo: Jaime Iván Kaviedes Llorenty

Fecha de Nacimiento: 24-10-77

Nacionalidad: Ecuatoriana

Trayectoria: Emelec (1995-98), Perugia (1998-99), Celta (1999-2000), Puebla (2000), Valladolid (2000-01), Porto (2002), Barcelona (2002) Puebla (2003) Deportivo Quito (2003), Crystal Palace (2004), Selección ecuatoriana (Copa América 1999), Eliminatorias (Japón Corea 2002) Mundial de Japón Corea y eliminatorias Alemania 2006

Talla: 1.82

Peso: 71 kg
Idolo: Marco Van Basten

About these ads

About emelec
https://emelec.wordpress.com/

One Response to Biografia de Jaime Ivan Kaviedes “el nine”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 3,601 other followers

%d bloggers like this: