Michael Arroyo “Yo fallé, pero sepan que he cambiado”

La imagen “https://i1.wp.com/www.eluniverso.com/2008/02/17/0001/12/files/droga717-02-080250.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.Su esposa, su hija de un año y tres meses y su madre son el refugio y apoyo de Michael Arroyo. María Mina, su progenitora, dice que él le falló, porque siempre luchó para que sea un hombre de bien. Pese a eso no lo abandonó. Los dirigentes de Emelec, en cambio, buscan que se extienda su contrato hasta el 2011 (vence el 2009) para cancelarle su sueldo y darle tratamiento médico. Así define Michael su realidad:

“Cuando me suspendieron, el señor Omar Quintana me ayudó por tres meses. En enero me llamaron los de la nueva directiva de Emelec, al ver que ya había posibilidad de que se rebaje la sanción de dos años a seis meses. Quintana me puso un psicólogo, un entrenador y hasta me pagaba. Pero como entró una nueva directiva él no quiso problemas y mejor se abrió.

Emelec me ha dejado abandonado; tengo una hija, yo apoyaba a mi mamá y a mis hermanos. Hoy mi mami me da para los pañales y la leche de la bebe.

“Yo fallé. Fue hace unos ocho meses. Por joda agarré y probé (marihuana). Después, en un partido con el D. Cuenca, salí sorteado para el dopaje y después de quince días me mostraron la carta de que había dado positivo. Cuando me notificaron, me dije que había que levantarse y salir adelante, que ese es un tropiezo, cosas que pasan para que uno siente cabeza. Eso (droga) no es para los futbolistas ni para nadie, porque eso no hace bien.

“Puede ser el medio donde vivía o mis amigos lo que influyó, a lo mejor si estaba en otro lado no pasaba. Con los amigos que tenía, ahora me saludo pero no me les acerco. No puedo culparles porque ya estaba grande, sabía lo que hacía. Hoy es hola y chao, nada más.

Espero que se cumpla la sanción para demostrar a toda la gente que he cambiado, quiero ser un jugador de bien. Pido que me miren con otros ojos y no por la falla que tuve. Que no miren y digan es tal, es pascual.

“Debo decir que el profesor Carlos Torres me quería cambiar de casa en el 2006. Andaba pendiente qué hacía, qué necesitaba. Pero en Emelec no había ningún grupo de apoyo y a lo mejor eso influyó en mi caso. Ahí no se hacía nada por el jugador joven. No controlaban a nadie. Lo que les importa es solo que uno juegue bien y rinda. Es lo único que vale para ellos”.

Anuncios

Un comentario en “Michael Arroyo “Yo fallé, pero sepan que he cambiado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s